Nuestra Historia


Diócesis de Atlacomulco


Raíces de nuestra evangelización

Nuestra diócesis recibió el Evangelio de los primeros misioneros Franciscanos. Fue Evangelizada por la provincia del santo Evangelio por dos vertientes: partiendo de México, por Jilotepec y, partiendo de Toluca, por Ixtlahuaca y su valle.

 

Vertiente de Jilotepec: por su situación en la ruta hacia el Norte del País, fue Jilotepec al mismo tiempo un importante centro de Evangelización y un punto de partida para la extensión del territorio conquistado del Evangelio hacia la región Chichimeca. Se sabe que de ahí partió la conquista de Tula, san Juan del Río, san Miguel el Grande y otros pueblos del Estado de Querétaro.

 

En 1526 tuvo su primer gobernador indígena cristiano: Nicolás de san Luis Montañés. En 1529 al parecer ya estaba Evangelizada la región y se pudo establecer un convento con Fray Alonso Rangel, que fue el primero que predicó en otomí.

 

Al convento de Jilotepec pertenecieron como visitas San Juan del Río, Santa María Amealco, Santiago Tecozautla, San Andrés Timilpan, San Bartolomé Tepetitlán y Aculco. Como “ermitas” estaban Acambay, La Magdalena Calpulalpan, San Sebastián, San Lorenzo, San Pablo y Santa María Tzimepatongo.

 

Vertiente de Ixtlahuaca: correspondió al convento de Toluca la Evangelización del valle de Ixtlahuaca. De entre los primeros misioneros de ese convento destaca Fray Andrés de Castro y Fray Jacobo de Tesbera, quien hizo un catecismo pictográfico en mazahua. Pronto algunas poblaciones pasaron al clero diocesano como las parroquias de Ixtlahuaca en 1569, Jiquipilco y Jocotitlán en 1575 y antes de terminar el siglo, Temascalcingo y San Felipe del Obraje (hoy del Progreso).

 

Entre los años de 1525 y 1530 la Evangelización en México, si bien adelantaba, iba a paso lento. En 1531 tuvo lugar la aparición de Santa María de Guadalupe. Fue éste, como lo han reconocido autorizados historiadores, el hecho que cambió el panorama de la Evangelización, abriendo su periodo de mayor florecimiento.

 

Los obispos mexicanos en su exhortación Pastoral del 15 de agosto de 1978 afirman claramente que “La intervención de María fue entonces, y sigue siendo ahora, un providencial acontecimiento Evangelizador…”. “Ha sido un vehículo de la fe en Dios, en Cristo y en su Iglesia, una Fe asombrosamente permanente y viva… ha conformado también el estilo de piedad de nuestro pueblo; y hasta ha logrado incorporar valores Evangélicos a su cultura y formar un vínculo nacional”.

 

Erección de la Diócesis

El 3 de Noviembre de 1984 fue publicada la bula, Quandoquidem Ad Plenius, en la que se mandaba la erección de la Diócesis de Atlacomulco, desmembrando para ello, territorios de las Diócesis de Toluca y Cuautitlán. La ejecución de este mandato se llevó a cabo el 27 de Diciembre del mismo año, día de su erección. Ese mismo día tomó posesión canónica su primer Obispo, S.E. Mons. Ricardo Guízar Díaz.

 

Se fijó como sede de la nueva circunscripción eclesiástica a la ciudad de Atlacomulco, y se elevó a rango y dignidad de Iglesia catedral, el templo de San Cayetano, en su fase inicial de construcción; sin embargo, por razones pastorales y de conveniencia se cambió el lugar, y la Iglesia Catedral fue construida en el centro de la ciudad, a un costado de la Iglesia parroquial de Santa María de Guadalupe, Atlacomulco, México.

 

El 13 de Septiembre de 1996, S.E. Mons. Ricardo Guízar Díaz, fue nombrado Arzobispo de Tlalnepantla, quedando vacante la sede, desde el 16 de Septiembre de 1996 al 4 de Agosto de 1998, fue nombrado como Administrador Diocesano, Mons. Rodrigo Guadarrama Rosas.

 

El 27 de Junio de 1998, el Papa Juan Pablo II nombró como segundo Obispo para nuestra Diócesis, al Presbítero Constancio Miranda Weckmann, quien fue 29 Ordenado Obispo, el 4 de agosto de 1998, tomando posesión canónica de la Diócesis, el mismo día.

 

El 3 de Septiembre de 2009, S.E. Mons. Constancio Miranda Weckmann, es nombrado Arzobispo de Chihuahua, y al quedar vacante la sede, desde el 19 de Noviembre de 2009 al 28 de Julio del 2010, fue nombrado Administrador Diocesano Mons. Camerino Contreras Apolonio.

 

El 30 de Abril del 2010, el Papa Benedicto XVI, nombró como tercer Obispo de nuestra Diócesis, al Presbítero Juan Odilón Martínez García, quien fue Ordenado Obispo y tomó posesión canónica de la misma el 28 de Julio del mismo año.

 

En el momento de su erección, la Diócesis contaba sólo con 38 presbíteros diocesanos; gracias a Dios en el presente se cuenta con 123 Presbíteros diocesanos y 5 Presbíteros religiosos, 9 Acólitos instituidos, 59 Seminaristas y 109 miembros de la Vida Consagrada.

 

La nueva Diócesis inició con 36 parroquias, 33 desmembradas de la Diócesis de Toluca y 3 de la Diócesis de Cuautitlán. Después de la erección de la Diócesis, se han erigido 29 nuevas circunscripciones eclesiásticas, con el título de parroquias, 3 santuarios diocesanos, 4 rectorías y la Catedral.

 

Con la finalidad de que los fieles cristianos de nuestra Diócesis tengan mayor atención, y sea anunciado el Evangelio de forma más organizada, se han erigido nuevas parroquias, siendo así necesaria la creación de nuevos decanatos.